30 de septiembre, 93 aniversario del natalicio del poeta Jesús Orta Ruiz, El Indio Naborí

Nace en Los Zapotes, San Miguel del Padrón, de la Ciudad de La Habana, en el seno de una familia campesina conservadora de las tradiciones y el folklor de origen español en los campos de Cuba. De ahí que el punto de partida de su vocación poética, manifiesta precozmente, no podía ser otro que la décima, folklorizada en el canto de nuestros labradores. Estudia una carrera administrativa en la Universidad de La Habana. Durante la tiranía de Batista colabora con el Movimiento 26 de Julio. Premiado por la Dirección General de Cultura del Ministerio de Educación y con numerosos reconocimientos, entre los que está el Premio Nacional de Periodismo Juan Gualberto Gómez. Colabora en las publicaciones: Mañana, Bohemia, Mujeres, Romances, Verde Olivo, El Mundo y Granma, entre otros. Escribió libretos para programas de radio y prologó diversos libros.

En su adolescencia comenzó a conquistar una popularidad que ha culminado en legendaria, que lo identifica más con el seudónimo de Indio Naborí, sobrenombre que recuerda al aborigen que laboraba la tierra en oposición a los cantores populares que en aquella época se auto llamaban caciques. Pero no conforme con ese don dado por la naturaleza y la ecología social en que nació y creció, desarrolló en él la obsesiva pasión por la lectura de la poesía y los ensayos y técnicas de la misma, actividad que lo llevó al enriquecimiento de la espinela, convertida ya en un signo de la identidad nacional cubana. Escribió en 1936 su primer soneto, dedicado al mártir Luis Melián dirigente juvenil de la barriada. En 1937 matriculó en la Academia Añorga de La Habana, donde obtuvo Primer Premio de Composición.

Destacó particularmente su trabajo en la Décima, la crítica literaria no demoró en reconocerle el mérito de haber logrado la fusión de lo popular y lo culto, situándolo en el neo popularismo de la Generación del 27. El poeta de tan humilde origen ensanchó el horizonte de su poesía con el ejercicio de las más variadas formas clásicas e incluso el versolibrismo, porque, como ha dicho Martí, cada emoción trae su métrica. Por estos medios su poética se nos da en tres vertientes: campesina, social y autobiográfica, la cual ha sido objeto de autorizados reconocimientos. Su prosa, también reconocida y laureada, abarca diversos temas como prólogos, ensayos, estudios de tradiciones, folklor, literatura y una extensa obra periodística. Figura en la mayoría de las antologías cubanas del siglo XX. Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, italiano, ruso, checo, chino y yugoslavo. Cuenta con una extensa obra en la que figuran diez títulos en prosa y catorce poemarios.

Ingresó en 1939 en el Partido Unión Revolucionaria, en cuyas filas no demoró en conocer a personalidades tan notables como Juan Marinello, Mirta Aguirre, Nicolás Guillén, Manuel Navarro Luna, Raúl Ferrer y otros, que influyeron en su formación política y literaria.  Comenzó sus labores como trovador y escritor radial en la emisora Progreso Cubano (hoy Radio Progreso). En 1940 puso su canto y la popularidad que ha dado la radio al servicio de la organización de la Asociación Nacional Campesina, junto a los líderes agrarios Cordero y Antero Regalado. Obtuvo el Primer Premio en el Concurso “Tierra sin hombres y hombres sin tierra” cuyos jurados fueron Emeterio Santovenia, Pedro L. Dorticós y Jesús Masdeu.

En 1951 la publicación El País Gráfico publicó una selección de sus estampas campesinas bajo el título de Guardarraya de Sueño con un halagüeño comentario al remozamiento de la estrofa criolla. Matriculó en la Facultad de Administración y Derecho Público, carrera que no concluyó para dedicarse al estudio y ejercicio del periodismo. Integró el cuerpo de redacción del periódico clandestino donde coincidió con Abel Santamaría, Jesús Montané, Raúl Gómez García y otros miembros de la Generación del Centenario. Conoció personalmente a Fidel Castro y en 1954 recibió el Premio Único “República de Haití” con el veredicto de los jurados Raimundo Lazo, Rafael Martina y Arturo Doreste.

En 1957 se incorporó a la revista Bohemia, donde publicó poemas, crónicas, artículos y reportajes durante veintitrés años. Añadió una nueva obra a su bibliografía: Boda profunda. Escribió poemas revolucionarios clandestinos que circularon en todo el país, como A sus órdenes Comandante Ramos que se dijo en Radio Rumbos de Caracas y se divulgó en Cayo Hueso, (Estados Unidos) con el seudónimo de Jesús Ribona. En 1958 su Diana del Pueblo, oda al soldado de la tiranía, fue leída en el campamento de Camilo Cienfuegos, Yaguajay, en octubre. Escribió para el canal 2 de televisión su diálogo Manengue y Liborito satirizando a la tiranía y a la política al uso, suspendido el 24 de diciembre por un úkase oficial.

Escribió en 1959 su primer canto a la victoria de la Revolución Cubana: Marcha Triunfal del Ejército Rebelde. Conoció a Ernesto Che Guevara. Trabajó como Asesor literario y director del Grupo Campesino y recorrió con el Ballet Folklórico de Alberto Alonso varias ciudades de Europa: Moscú, Leningrado, Helsinski, París y Madrid. Recibió el premio “Victor Muñoz” conferido por el Ayuntamiento de La Habana.

En 1960 aparecieron sus libros De Hatuey a Fidel y Cuatro cuerdas. La dirección de cultura del Ministerio de Educación le otorgó el Premio al Mejor Poema a la Victoria de la Revolución cuyos jurados fueron Andrés Núñez Olano, Enrique Labrador Ruiz y Enrique de la Osa. Donó a la campaña de Armas y Aviones organizada por Nicolás Guillén el Premio en metálico. Escribió en el periódico Hoy su sección versificada Al son de la historia.

En 1961 escribió artículos, crónicas, poemas y programas radiales y televisivos, a la vez que organizó y animó actividades culturales en apoyo a la Campaña Nacional de Alfabetización. Fue corresponsal de guerra en la batalla de Playa Girón. Participó en reuniones de escritores y artistas con Fidel en la Biblioteca Nacional de Cuba, donde este pronunció su discurso Palabras a los intelectuales. Conoció en ese mismo año al poeta chileno Pablo Neruda y al ruso Eugenio Yektuchenco. Concluyó estudios en la Escuela Profesional de Periodismo. Fue delegado al Primer Congreso de Escritores y Artistas de Cuba. Fundador de la UNEAC y miembro de su Consejo Nacional. Participó en el Primer Congreso Nacional de Cultura. Asesor literario y artístico de la Escuela Makarenko de las 10 mil campesinas. Cursó estudios de Filosofía y Economía en la Escuela Superior del Partido Ñico López. Editó Cartilla y Farol (Poemas de la campaña de alfabetización). Escribió programas especiales para la televisión. Ante la amenaza nuclear en la Crisis de Octubre, se incorporó a la Unidad 1700 a las órdenes del Comandante Vitalio Acuña en la Loma de Mina. Conoce a Marcos Ana, poeta español recién liberado de la prisión franquista. Viajó a Praga, donde recibió el Premio Internacional de la Amistad y continuó viaje a París, Madrid y Sevilla ofreciendo recitales y charlas sobre la Revolución Cubana y nuestra poesía.

Fundó con Manuel Navarro Luna el programa radial «Balcón de América» comentando la actividad cultural hispanoamericana. Concibió, redactó y presentó a la Asociación Nacional de Agricultores Pequeños el proyecto de crear la Jornada Cucalambeana, encaminada a exaltar la figura del poeta Juan Cristóbal Nápoles y Fajardo, "El Cucalambé", así como a reanimar y preservar la cultura campesina.

En 1966 muerto Manuel Navarro Luna continuó el programa radial «Balcón de América» con Joaquín G. Santana. Publicó la selección de sus poemas políticos, El pulso del tiempo. Integró el cuerpo de redacción del periódico Granma. Obtuvo premio periodístico “26 de Julio” otorgado por la Unión de Periodistas de Cuba (UPEC). Inauguró con José Ramírez Cruz, la primera jornada Cucalambeana con carácter oficial en Las Tunas el 1ro de julio. Publicó en 1967 primicias de su libro inédito Entre, y perdone Ud. en la antología trilingüe de la poesía cubana. Viajó a Montreal, Canadá, donde participó como periodista y poeta en la Expo-67, en cuyo Pabellón de Cuba recitó su poema Nuevo credo latinoamericano en velada solemne por la muerte del Che. Recorrió el País integrando brigada artística en apoyo a la lucha del pueblo vietnamita, recitando poemas alusivos al hermano país.

En 1970 se incorporó a la zafra como periodista y machetero voluntario en Banes, provincia Holguín. Fue nombrado Responsable Nacional de Cultura de la CTC, empezando un animado ambiente de aficionados al arte y la literatura en la clase obrera en alianza con los campesinos. Integró la delegación cubana al Congreso de Educación de Chile encabezada por Abel Prieto (padre). Ya en Chile fue también invitado al Congreso Obrero celebrado en ese país junto a otros dirigentes de la CTC. Visitó el Palacio de la Moneda y conoció a Salvador Allende.

En 1973 añadió a la colección Manjuarí, Ediciones Unión, su poemario Entre, y perdone Ud. Presentó su cuaderno Décimas a la medida de sus nombres prologado por Jesús Montané Oropesa. En 1974 Prólogo, compilación y notas a las Obras completas de Juan Cristóbal Nápoles Fajardo (El Cucalambé). Recibió reconocimiento y felicitación de Mirta Aguirre, presidenta del Instituto de Literatura y Lingüística, por dicha obra. La Casa de las Américas publica su estudio Poesía gauchesca. Viajó a donde ofreció recitales poéticos incluyendo su poema al General Omar Torrijos. Visitó en Moscú al Consejo Central de los sindicatos, a la Unión de Escritores de la URSS y otras instituciones culturales de aquella capital.

En 1976 la editorial Arte y Literatura editó su estudio y compilación Poesía criollista y siboneísta. Viajó a Dresde, en la URSS como libretista y director de la Brigada Granma, Medalla de oro del Festival Internacional de Obreros Aficionados al Arte. Recibió allí placa conmemorativa del Instituto de Literatura de Dresden y la Distinción Cultural del Consejo Central de los Sindicatos Soviéticos. Asistió al simposio “Cultura y Tiempo Libre”, en Moscú, donde pronunció una conferencia sobre dicho tema. Integró el jurado del Premio Casa, tarea que compartió con Clarivel Alegría (Nicaragüense) y Mario Benedetti (Uruguayo). Conoció a los poetas Juan Gelman y Ernesto Cardenal. Por encargo del Centro de Estudios Martianos escribió el discurso Martí y el Liceo de Regla, que pronunció en esa villa ultramarina. Ocupó el cargo de Secretario de Relaciones Públicas y Divulgación de la UNEAC.

En 1981 recorre el sur de Angola, desde Luanda a Mozámede, estimulando a los combatientes internacionalistas de Cuba, así como a sus compañeros angolanos, con poemas épicos, saludos fraternales y chiles charlas políticas. Ediciones Unión edita su estudio Décima y folKlor. Se le condecora con la Distinción por la Cultura Nacional. Forma parte en 1982 de la delegación cubana que asiste integrada también por; Miguel Barnet al Congreso de Escritores Latinoamericanos efectuado en Managua, Nicaragua, donde comparte, entre otros, con Ernesto Cardenal, Miguel Otero Silva, Sergio Ramírez, Tomás Borges y Edelberto Torres, biógrafo de Rubén Darío. Es condecorado con la Medalla “Alejo Carpentier” conferida por el Consejo de Estado.

Compila Entre, y perdone Ud. edición aumentada. La UNEAC y otras instituciones culturales celebran el 60 aniversario de su natalicio. El periódico Granma le otorga diploma por su aporte al periodismo revolucionario y a las letras cubanas. Pronuncia discurso alusivo a la paz en el Congreso Internacional de Escritores de Berlín Oriental. Ofrece recital poético en la Casa de la Amistad Cubano-Española de Madrid. Es galardonado con la distinción “Félix Elmuza” de la Unión de Periodistas de Cuba. En 1984 edita Pensamiento martiano y otros fulgores, compilación de crónicas y artículos. Participa en el Congreso de Escritores Árabes en Damasco, Siria. Recorre el interior del país y contacta con distintos grupos literarios. Escribe sus poemas De la magia de Siria. Da a luz selección de su poesía política con el título Al son de la historia. La FAR le entrega réplica del Machete de Máximo Gómez, la más alta distinción que otorga esa institución.

En 1988 las instituciones culturales, el Partido y las organizaciones de masas de San Miguel del Padrón le rinden cálido homenaje, reconociéndole sus méritos literarios y sociales y el hecho de ser un hijo de aquel municipio. El pueblo de Limonar, Matanzas, le rinde homenaje creando el Centro Cultural “Casa Naborí”. En 1990 la editorial Padilla Libro, Sevilla, le publica El jardín de las espinelas, en homenaje al Cuarto Centenario de las Diversas rimas, obra poética de Vicente Espinel. Letras Cubanas, por igual motivo, edita su decimario Viajera peninsular y el poemario íntimo Entre el reloj y los espejos.

En 1991 en el Primer Festival Iberoamericano de la décima se resalta Decimista Mayor y es elegido por los participantes del simposio, en Casa de las Américas, Presidente de honor de los festivales sucesivos. El Consejo de Estado lo condecora con la Orden “Félix Varela” de Primer grado. El Comité Provincial de la UNEAC de Las Tunas le concede la distinción Réplica de la Pluma francesa de Arfil con que El Cucalambé escribiera sus versos. El Liceo de Guanabacoa le concede la distinción Primer Discurso de José Martí. Declarado Hijo Distinguido de la ciudad de Matanzas e Hijo Ilustre de la ciudad de San Felipe y Santiago de Bejucal en 1992 y en 1993 la Editora Política compila y publica artículos y crónicas de su autoría con el título Huellas en el tiempo. Recibe en 1995 el Premio Nacional de Literatura.

En 1996 le es otorgado el Premio de la Crítica, por su libro Con tus ojos míos. A estos estímulos siguieron cálidos homenajes en todo el país, tanto de las instituciones culturales como de todo el pueblo. Se le confiere la Orden “17 de mayo” que le otorga el Consejo de Estado cubano. Viaja a México donde participa en el Cuarto Festival Iberoamericano de la Décima, celebrado en Veracruz, ofreciendo recitales y conferencias. Es declarado Huésped Distinguido de la ciudad de Santa Clara y recibe la Distinción Vicente García conferida por la provincia de Las Tunas. Sancti Spíritus le otorga la Réplica del machete de Serafín Sánchez.

En acto público y solemne en el Aula Magna, le es conferida la Placa Conmemorativa 260 Aniversario de la Universidad de La Habana. En 1997 arriba a sus 75 años recibiendo numerosos reconocimientos, entre los que figuran la publicación de una compilación selectiva de su poesía íntima Desde un mirador profundo y una exposición de sus libros y su archivo personal en el Instituto de Literatura y Lingüística. Recibe la medalla “40 Aniversario de las FAR”. El municipio de Guanabacoa, en sesión solemne de su Asamblea del Poder Popular, le otorga el título de Hijo Predilecto.

Se le otorga la Placa Conmemorativa de la ciudad de Jaén (Andalucía, España), a la vez que se toma su seudónimo poético –Indio Naborí– para denominar a la Asociación de Amistad Hispano Cubana de esa ciudad. La Asociación Canaria de Cuba, «Leonor Pérez Cabrera», le otorga el carné de socio de honor por sus muchos aportes a la transculturación cubano-canaria. Con el título Décimas para la historia (La controversia del siglo en verso improvisado) se publica en Islas Canarias, valioso testimonio de su etapa juvenil de repentista con prólogo y notas del doctor Maximiano Trapero, Catedrático de Filología Española de la Universidad de Las Palmas. Participa como Presidente de Honor y conferencista en el V Festival Iberoamericano de la Décima celebrado en Las Tunas, en el marco del 30 Aniversario de la Jornada Cucalambeana cuya inauguración le es encomendada junto a José Ramírez Cruz.

Participa en el acto de bienvenida universitaria al Santo Padre Juan Pablo II. Recibe reconocimiento de la Unión de Periodistas de Cuba y el Partido de Matanzas como corresponsal de guerra de Playa Girón. Le es otorgada la Medalla de Héroe del Trabajo de la República de Cuba, por el Consejo de Estado. Imparte conferencias sobre la Poesía oral improvisada en América en el Instituto de Cultura Veracruzano, y recibe el homenaje de distintos municipios del estado de Veracruz, en la Finca Martha Helena de Santiago de Tuxtla, municipio que le otorgó el título de Hijo Ilustre. Participó en el VI Encuentro al Festival Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado en Las Palmas de Gran Canaria con la conferencia Autobiografía de un Improvisador, donde por unanimidad de los participantes fue declarado el 30 de septiembre –fecha de su nacimiento– el Día Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado.

El Museo Canario y el Frente de Afirmación Hispanista le editan el libro La Medida de un Suspiro, antología a cargo de la especialista María Eugenia Azcuy Rodríguez. Le es conferida la Llave de la Ciudad de Santa Clara. Medalla por 450 Aniversario de Cervantes, Alcalá de Henares. Medalla “San Cristóbal de La Habana” en su 450 aniversario. Medalla “Biblioteca Nacional de Cuba «José Martí»”, La Habana. La Casa de la Poesía de La Habana en su mini-edición Como un Ave Libre le edita sus Estampas Campesinas. La Editora Política le publica la Antología con selección de su poesía patriótica al cuidado de María Eugenia Azcuy Rodríguez. Le es otorgada la Giraldilla de La Habana. Le es otorgado el Premio Nacional de Cultura Comunitaria.

En el 2000 con motivo de su cumpleaños y del Día Iberoamericano de la Décima, la Universidad “Camilo Cienfuegos” de la provincia de Matanzas efectúa en su homenaje un Simposio Iberoamericano de la Décima y el Verso Improvisado. Se le reconoce como principal fundador y promotor permanente de la Jornada Cucalambeana, una de las más reconocidas manifestaciones de la cultura popular cubana. Nominado por la Facultad de Filología de la Universidad de Oviedo, junto al Instituto de Literatura y Lingüista de Cuba y la Universidad “Camilo Cienfuegos”, de Matanzas al Premio “Príncipe de Asturias de las Letras 2000”, resultando uno de los principales finalistas.

La Editora Trabe de Oviedo le publica Eros en tres tiempos, compilación y presentación de María Eugenia Azcuy Rodríguez, con prólogo del doctor José Luis Caramés, profesor de la Universidad de Oviedo y especialista en Antropología de la Literatura. La Unión de Periodistas de Cuba reconoce su trayectoria de periodista durante 40 años con valiosas publicaciones en los principales órganos de información y especialidades artísticas y literarias.

Falleció, tras dejar un ingente número de obras, el 29 de diciembre de 2005, a la edad de 83 años. La extensa obra de Jesús Orta Ruiz, reconocida nacional e internacionalmente abarca diferentes géneros literarios desde la poesía, incluyendo la poesía improvisada, el ensayo y el periodismo.

•    Poesía: Sus poemas nos ofrecen la paradójica visión de un poeta ciego que, con sinestesias mágicas, el sexto sentido de su espíritu, el sueño, el recuerdo y un creacionismo de pequeño dios, logra visualizar el mundo desde la neblina. La vejez y la enfermedad, con sus fealdades inevitables, hacen aparecer por primera vez el grotesco en la poética de Orta. Todo, en un logrado contrapunto de verso libre con ritmo interior, combinación de diferentes métricas afines y estructuras clásicas. Entre sus poesías figuran:
•    Pequeño dios,
•    La misma estrella,
•    De una parte consciente del crepúsculo, III, V, IX, X,
•    Magia,
•    Madrigal de la neblina,
•    La fuga del ángel,
•    El huésped,
•    El amor en los tiempos de prosa,
•    La clave de lo eterno.

En su larga carrera de poeta se destacó como improvisador. Entre las controversias más recordadas por el pueblo está la organizada con Angelito Valiente. De los cinco temas que el jurado impuso a los contendientes en las dos controversias de San Antonio de los Baños y Campo Armada, esta última congregó a más de diez mil personas, solo un tema fue concreto, el campesino; los otros cuatro, El amor, La muerte, La libertad y La esperanza, se enmarcan entre los universales abstractos de la poesía.

•    Ensayo: Entre sus numerosos ensayos e investigaciones, como Poesía Gauchesca, Pensamiento martiano y otros fulgores, Décima y folclor, El jardín de las espinelas, Nicolás Guillén, sus raíces populares y humor útil, se destaca el titulado Poesía criollista y siboneísta.

•    Periodismo: Jesús Orta Ruiz, aunque fundamentalmente reconocido como poeta, es un profesional del periodismo, que ha dejado tras su andar huellas que han burlado el paso del tiempo. Por este quehacer ha merecido la distinción "Félix Elmuza", concedida por la Unión de Periodistas de Cuba, y los premios periodísticos "Juan Gualberto Gómez" y "26 de Julio". Huellas en el tiempo recopila buena parte de esa producción. «El periodismo de Jesús de Orta Ruiz –expresó Raúl Ferrer– se caracteriza por dar, de vez en cuando, un toque subjetivo en medio de la objetividad habitual de los textos de prensa. No es un artificio retórico, sino una cálida identificación del autor con los temas que trata. No sería difícil descubrir que quien escribe es poeta.

Los Reconocimientos abarcan el Premio Nacional de Literatura, 1995. En el acta de entrega del Premio Nacional de Literatura 1995 el jurado integrado por los escritores Gustavo Eguren, Waldo Leyva, Virgilio López Lemus, Rafael Acosta y Ángel Augier como presidente se hizo constar lo siguiente: En el coro de la mejor poesía cubana contemporánea, la voz de Naborí se destaca de manera excepcional, por sus singulares características. Su obra tiene raíces en la hermosa tradición artística popular de la música guajira, que utiliza como canción folclórica la forma estrófica de la décima. La crítica reconoce como hazaña artística literaria de Naborí, el haber elevado ese género popular a la más alta categoría estética, al aportarle a la décima un lenguaje culto y expresivo, con las ganancias tropológicas y otras conquistas de la poesía moderna. (...) Desde sus raíces de tan profunda Cubanía, el poeta ha dejado fluir su verso por todos los registros posibles de formas estróficas sin olvidar las clásicas, en las cuales también es maestro. Su poesía expresa con gracia inconfundible y perdurable resonancia, los más puros acentos de la sensibilidad humana y las más sagradas aspiraciones alentadas históricamente por el espíritu nacional de su pueblo. A merecido además otros importantes premios y reconocimientos: Distinción por la Cultura Nacional, 1981.
•    Medalla "Alejo Carpentier", 1982
•    Machete de Máximo Gómez, 1986
•    Orden "Félix Varela", 1991
•    Réplica de la pluma del Cucalambé, 1991
•    Reconocimiento Especial "Juan Gualberto Gómez", 1995
(otorgado por la Unión Nacional de Periodistas de Cuba)
•    Premio de la Crítica Literaria, 1996
•    Placa Conmemorativa "260 Aniversario de la Universidad
de La Habana", 1996
•    Placa Conmemorativa de la Institución Cultural
Giner de los Ríos
(Ronda)
•    El Árbol de Olivo de Jaén, 1997
•    Título Honorífico "Héroe del Trabajo de la República de Cuba", 1998 (otorgado por el Consejo de Estado)
•    Premio Nacional de Cultura Comunitaria, 1999
Medalla "450 Aniversario de Cervantes", 1999
(Alcalá de Henares)
•    La Giraldilla de La Habana, 1999

En los fondos bibliográficos de la Sala de Arte y Literatura, de la Biblioteca Provincial “1868”, de Bayamo, Granma;  se encuentran a disposición de los lectores las Obras:
•    Al son de la Historia,
•    Eros en tres tiempos,
•    Entre, y perdone usted…,
•    Entre el reloj y los espejos,
•    Con luz en los ojos míos,
•    Cantos breves,
•    Boda profunda,
•    Cristal de aumento,
•    Breves apuntes para la epopeya.

Fuente:
•    Artículo: Indio Naborí. Disponible en: Cubaliteraria.
•    Datos del Indio Naborit. Disponible en www bnjm.cu

Etiquetas: Biblioteca

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse