Fidel es Fidel, fotografías de Roberto Chile

La expo Fidel es Fidel, del reconocido realizador y fotógrafo Roberto Chile, se encuentra expuesta desde el pasado 13 de agosto en el Museo de Cera, abierto en el horario de 9:00 a.m. a 5:00 p.m., de  martes a viernes, sábados, de 10:00 a.m. a 1:00 p.m. y de 7:00 p.m. a 10:00 p.m.; y los domingos, de 9:00 a.m. a 12:00 m.

Palabras al catálogo, de Arleen Rodríguez Derivet

Desde los días de la Sierra, el verde olivo ha sido la señal más visible del guerrero sin reposo. Algunas veces, por razones protocolares, vistió la guayabera o el clásico traje oscuro, pero enseguida volvía a la ropa de campaña, la de las charreteras con rombo rojinegro entre laureles, santo y seña del jefe revolucionario.

Así fue hasta el aciago día en que su Proclama nos hizo enmudecer de angustia: alejado por decisión personal de los cargos que detentó hasta entonces por aclamación popular, parecía también haber dejado a un lado al uniforme de tantas batallas duras y gloriosas con cuyos hilos se tejieron momentos culminantes de la historia contemporánea.

Pero Fidel es Fidel. Lo dijo quien lo conoce antes y mejor que cualquiera de nosotros. Fidel sabe cuánto significan el verde olivo y la estrella de Comandante en Jefe para un pueblo que alimentó su resistencia a cuenta de su propia historia.

Tras largos meses de incertidumbre, Fidel reapareció. Volvía soldado de ideas agudas, punzantes, provocativas. Era el mismo, su fusil de mirilla telescópica se había transformado en un arma de alcance universal, la palabra viva, y con ella apuntaba hacia ámbitos que parecían no preocupar a los líderes del primer  mundo, en una época en que la vista larga puede marcar la diferencia entre la supervivencia o la extinción de todas las especies vivas.

En su marcha infatigable hacia el horizonte que han de conquistar mujeres y hombres del mundo, se le volvió a ser vital y certero al frente de un ejército aún pequeño para la gigantesca misión que tiene por delante: hacerle la guerra a las guerras.

Por esos días, Roberto Chile, quien por más de 25 años registró la imagen en movimiento del líder cubano, dejaba descansar la acostumbrada cámara de filmación y elegía la imagen fija para inmortalizar la trascendencia de esos instantes decisivos de la historia, y así, detener en el tiempo el símbolo épico de un hombre ícono de quienes luchan toda la vida.

Etiquetas: Patrimonio

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse