Órgano o música molida

Cuando los franceses introdujeron el órgano en Cuba, no se podían imaginar que el gusto por este instrumento musical iba a perdurar por más de un siglo, fundamentalmente en la zona sur occidental de la provincia de Granma, específicamente en Niquero, que lo ha asumido como una importante tradición cultural.

Los primeros colonos franceses radicados en Cuba, en Cienfuegos, allá por el año 1819, introdujeron el órgano para amenizar sus fiestas y bailes. Este se difundió rápidamente a otros lugares del país.

Un manzanillero, Santiago Fornaris, se encontraba trabajando en las labores de Tumba de Montes en el cuartón de Belic. Por mediación de un amigo conoció de la existencia de un cajón grande de madera que producía música, se dirigió a Cienfuegos con el fin de adquirir una de estas cajas (así lo había escuchado). El órgano comprado y que fue el primero que se trajo a Granma, era pequeño y a cilindro de 20 pulgadas de frente, 18 de fondo y 20 de alto. Con la introducción y desarrollo de la música de órgano en Manzanillo, comienza a expandirse por toda esta zona suroriental de Cuba, principalmente en los pueblos, poblados y bateyes de la costa del Golfo de Guacanayabo.

Para el año 1912, un niquereño, Amado Salas, le alquiló a los Borbolla el órgano "La Flor de San Pedro" que había sido adquirido en Limonaire, Francia, por esta familia. A partir de este acontecimiento, la música de órgano cobra gran auge fundamentalmente en los bateyes cañeros del poblado que vieron en este instrumento un ángel de salvación para la diversión de sus pobladores.

Muy ligados a la música molida estaban los llamados bailes de enramadas, estos consistían en que se preparaba el área escogida para el baile y se cercaba, adornándolas con pencas de matas de coco. Donde se colocaba el órgano se tomaban varias varas y se hacía un techo también con pencas de coco. Alrededor de esta pista de baile, muchos vecinos vendían empanadillas de maíz, pan con lechón, café, cervezas, cigarros y otros productos.

A lo largo del siglo XX, el órgano fue el instrumento musical por excelencia para todos los bailadores niquereños. Con el desarrollo económico y social, esta tradición se fue perdiendo poco a poco, más cuando para amenizar una actividad bailable o un carnaval se contrataban afamadas orquestas. Esta y otras razones dieron lugar a que el órgano fuera destronado a un segundo plano o más bien, desterrado al sector rural. Este fenómeno comienza a generalizarse en el municipio niquereño fundamentalmente a finales de la década de 1980 y principios de los 90, en que la música de órgano cayó en franca decadencia, perdiendo espacios, gustos y preferencias en la población, que comenzó a considerar esta música "como música para guajiros" y los músicos de órgano comenzaron a dedicarse a todo tipo de labor, menos a tocar. Lo hacían entonces esporádicamente en las zonas rurales.

Rescate de tradición
Con el objetivo de rescatar y revitalizar la tradición de bailes de órgano a principios de 1994 la Dirección Municipal de Cultura en Niquero puso en práctica un plan de acción encaminado a incentivar en la población el gusto por esta bella expresión musical y ganar espacio para la misma, por lo que se decidió crear varios "Momentos musicales": descargas en horas de la mañana y la tarde con la música del órgano en la Casa de la Cultura, a las que asistían los amantes de este instrumento musical. Estos espacios fueron ganando en adeptos y se trasladaron para la esquina de las calles Martí y Céspedes, donde en horas de la noche se realizaban descargas musicales para que la población bailara. Otras actividades realizadas para el rescate de esta tradición fueron los "Baile de mi comunidad", en asentamientos rurales y urbanos, y los "Bailes de enramadas".

De esta forma la música de órgano se revitaliza en el territorio y adquiere preferencia nuevamente entre la población, con un alto impacto sociocultural. El 28 de junio, Día de la Cultura niquereña, del año 1998, se realiza por primera vez el Festival de Órganos, que años más tarde dvino como uno de los eventos culturales más importantes en la provincia Granma.

Entre los órganos que han existido y existen en nuestra provincia se encuentran:
•    Gran Órgano de los Hermanos Morales, municipio Niquero
•    Órgano La Música, municipio Niquero
•    Órgano París No. 3, municipio Niquero
•    Órgano Nuevo Amanecer, municipio Niquero
•    Órgano El Mulato Oriental, municipio Niquero
•    Órgano Cacique Hatuey, municipio Yara
•    Órgano Hermanos Contreras, municipio Media Luna
•    Órgano El Radio, municipio Manzanillo
•    El Nuevo Son Oriental, municipio Niquero
•    Órganos Sierra Maestra, municipio Campechuela
•    Órgano La Rumba, municipio Pilón
•    Órgano Puro Sabor, Bayamo

Etiquetas: Patrimonio

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse