Javier Pérez y el detalle

El mes de octubre, en Granma, es generalmente bendecido con valiosas exhibiciones de las artes plásticas.

En esta oportunidad, 2018, octubre se ha visto premiado con muestras personales de prestigiosos artistas ya reconocidos como figuras consagradas en las artes como lo son Flora Font quien arrastrara sus míticos ciclones para exhibirlos en la Galería provincial; Wilfredo Díaz, por su parte, presenta una amplia retrospectiva en la Casa sede de la UNEAC provincial y el joven Kamyl Bullaudy se afianza a las ideas martianas como él las ha visto y vivido. Mas, entre todas estas figuras ya establecidas se destaca una muestra de fotografía que se exhibe en la Casa del Joven Creador, en Bayamo. El protagonista es un joven fotógrafo de la Asociación Hermanos Saíz quien lleva por nombre Javier Pérez Ramos.

Microcosmos del alma es el título de la muestra que trae consigo una perspectiva diferente del paisaje cubano. Al decir de su curadora, Danelys Gómez Siempre que se aborda la estética de la fotografía contemporánea, se asumen patrones que abogan por medios tecnológicamente superiores, por lenguajes que articulan visualidades irreverentes, por el poder de la imagen en función de lo erótico o lo cuestionable, por la ambigüedad o la sugestión. Es esta, sin embargo, una muestra única; distintiva por el marco epocal en que surge, y especialmente sensible por la magnitud de su designio.

Microcosmos del alma acciona sobre una sensibilidad compartida que fusiona calidad y sencillez, sin el menor deseo de imponerse en los estereotipos de la contemporaneidad. Javier Pérez expone aquí una acepción de identidad que desmonta iconográficamente una cubanía camuflada, a ratos ignorada, pero igualmente válida en toda su extensión. Son planos cargados de naturalismo, donde lo micro alcanza una dimensión otra reevaluando el paisaje y los elementos que le conforman.

No existe en ellas mayor pretensión que la de compartir un espacio, un instante, el verdadero valor de lo casual y lo efímero. De ahí que estas instantáneas hablen de una autorreferencialidad no representacional; sino que estructura su discurso anclando acertadas interpretaciones de un realismo que logra apoyarse en el equilibrio de un rejuego de planos, luces y composiciones; todo ello en agradecida coherencia de lo espontáneo y lo real.

Javier desarrolla una perspectiva diferente de los paisajes rurales cuando nos acerca a elementos individuales que descontextualiza del macrocosmos del paisaje en general. Lo macro es solo una posición para referirse a lo micro pues lo que prima en la exposición son los detalles.

Macrocosmos del alma hoy está en Bayamo, pero sería una excelente idea que pudiera circular por diversos espacios pues recrear la vista no es solo su mérito, sino alentarnos a entrar de manera más profunda a recrearnos en lo belo que descubre Javier detrás de cada espacio paisajístico ofreciendo una nueva manera de acercarnos al paisaje rural cubano.

 

Etiquetas: Bayamo, Artes Plásticas

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse