El jazz a través de generaciones: Víctor Montero y Julio César Arjona.

Es necesario recordar a dos figuras de Bayamo, unidas por la música de Jazz. ¿Qué es el Jazz?; este fue precisamente el nombre del programa de radio que —conducido por el fallecido Víctor Montero, hombre de gran cultura, maestro, promotor cultural y formidable comunicador—, se trasmitía de una forma magistral por Radio Bayamo.

En él, Montero brillaba por su conocimiento profundo de este género musical norteamericano, que representa la rebeldía del negro discriminado, su tragedia y tristeza.

Nacido en barraca negra, en el mundo de la sociedad de los dólares y el Ku Klux Klan, lo bailó por primera vez el esclavo Jazbo Brown, de quien tomó el nombre, al darle forma bailable a ese canto espiritual de los negros. Al escuchar disertar a Montero sobre el pianista Jelly Roll Morton, el trompetista Bix Beiderbecke, Benny Goodman, Tommy Dorsey, Larry Clinton, Glen Miller y tantas luminarias más, nos trasportaba en su dialéctica al famoso The Cotton Club en el barrio negro de Harlem, donde debutó en 1927 Duke Ellington, el fenomenal pianista, compositor y director de orquesta estadounidense; y con su charla erudita, al describir los solos de trompeta, piano y contrabajo de la pieza Escorpión, interpretada por un conjunto de Jazz polaco, nos enamoraba del género. Siempre, Montero reafirmaba que los mejores compositores dedicados al Jazz son personas de gran habilidad musical y aseguraba que eran virtuosos de algún instrumento. No siempre era posible saber quién era el autor de una composición determinada, porque algunas de las personas cuyos nombres figuraban con frecuencia, eran incapaces de tocar el piano con un solo dedo, aseguraba.

Agregaba también que la palabra break (traducida como corte o respiro) es importante para el conocimiento del vocabulario del Jazz. El break es un pasaje improvisado, especie de cadencia breve, que interpreta un solista o grupo de instrumentos mientras el resto de la banda permanece en silencio durante unas pocas notas o compases.

Según narraba el maestro, la etimología de la palabra jazz (dada por Irving Schwerke en Kings Jazz and David, viene del francés Jaser char- ar).

Sin embargo, para muchos de sus amigos negros de Estados Unidos, tal palabra era usada para significar cualquier cosa que marchaba en zig-zag o era de naturaleza inestable, especialmente el andar de un negro que había bebido demasiado. Tales indagaciones permitían a Montero explicar a sus oyentes, exitosamente, la importancia de los elementos de improvisación en el Jazz, así como su forma pianística.

Pensamos ahora en aquel bayamés que con su piano y trompeta conquistó Nueva York en la década de los años 20, dirigió la orquesta del más famoso hotel neoyorquino y ganó allí el segundo lugar en un concurso de trompetistas, pues fue despojado del primero debido a la discriminación racial y al hecho de ser un cubano pobre. Nos referimos a Julio César Arjona Guillén, un personaje que, desgraciadamente, muy pocos recuerdan.

El virtuosismo de Arjona le permitía tocar al unísono música de Jazz en el piano y la trompeta. Se lo había enseñado su maestro y padrino Rafael Cabrera Martínez. El dinamismo de su doble rol de instrumentista de percusión y de instrumentos polifónicos que producen acordes, le permitía hacer cambios rápidos.

Su finalidad general no era fundir los colores orquestales, sino hacerlos resaltar. En el mencionado concurso, Julio César dejó huellas del movimiento del Jazz en su propia cuna: su composición y desempeño fue muy alabado. Una noche, cuando regresaba a su hogar, se sintió mal y fue atendido por médicos amigos, pero su estado de salud siguió agravándose: fue presa de una pulmonía que acabó con su vida el 25 de abril de 1928.

El 12 de mayo el cadáver fue traído a Bayamo, y el cortejo fue acompañado por millares de personas. Cabrera, director de la banda de música de Bayamo, le dedicó una marcha fúnebre titulada Corona de siempre-viva, para rendirle su homenaje póstumo; y pidió que el día de su muerte colocaran su tumba al lado de la de Julio César.

Así, recodándolos, rendimos merecido homenaje a estos hombres y los presentamos en toda su grandeza a las nuevas generaciones de bayameses y cubanos.

 

Etiquetas: Música

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse