La participación de la mujer en las luchas por la independencia de Cuba en el contexto nacional

La vida de la mujer en la etapa de la colonia estaba sometida a una doble y brutal explotación, a la más humillante dependencia y sumisión legal respecto al hombre, y a la carencia de los mínimos derechos sociales.

La población femenina en este contexto ejercía la prostitución, otras servían como domésticas y la mayoría de los analfabetos eran mujeres, de ahí que desde los propios inicios del proceso revolucionario estas contribuyeron desde los distintos frentes para poner fin al sangriento régimen que quebrantaba sus más elementales aspiraciones y sentimientos ciudadanos.

Lejos estaban de calibrar en toda su magnitud lo que significaría para ellas la revolución triunfante; alcanzar su verdadero valor en la sociedad, elevarse en su condición humana, tener garantizado un futuro, poner fin a la opresión y la miseria, tener las mismas oportunidades que el hombre de trabajar y estudiar, así como recibir atención médica gratuita.

Esto lo fueron comprendiendo en el de cursar del propio proceso revolucionario transformador, a medida que se convertían en protagonistas directas de la lucha para lograr su emancipación, cada acción, tarea, fue desarrollando su conciencia, lo que le permitió ir enfrentando, en cada una de las etapas, objetivos mas complejos.

Así miles de compañeras sensibilizadas por la necesidad de su aporte e impulsadas por el deseo de contribuir al logro de la independencia y con esta a su verdadera liberación, se incorporaron desde nuestros inicios a las luchas independentistas.

La mujer siempre prestó una ayuda extraordinaria a la lucha de nuestro pueblo, hizo de su hogar centro de conspiración y depósito de material de guerra, formó parte de la preparación de nuevas contiendas, siguió al esposo a la manigua donde se consagró a los combatientes heridos, crió a sus hijos ensenándoles el amor a la patria y la necesidad de luchar por su independencia, se incorporó al Ejército Libertador como un soldado y como tal  realizó importantes misiones y libró numerosos combates(…)

Volver a las páginas de la historia de Bayamo, es conocer el desfile de un ejército de mujeres impregnadas por la abnegación y santificadas por el patriotismo. Sus nombres exornan esas páginas y las llenan de luz.

Entre ellas se encuentran el nombre de Inés de Aguilera, imponiendo la justicia por su mano, al darle muerte al Capitán Antonio Arias Maldonado, Teniente Gobernador de la Ciudad, por haber procesado injustamente a su marido. Ana Izaguirre, irguiéndose rebelde, ante el Gobernador Rafael Menduiño, en la Sociedad “La Filarmónica”, llevó tras ella a todos los invitados y lo dejó solo en el salón, por haber arrestado a Don José Maria Izaguirre; Candelaria Figueredo, la bravía abanderada, quien tarareaba la música del Himno en la cochera de su casa cada vez que veía pasar un grupo de oficiales españoles. Caridad Figueredo, renunció a su hogar para no claudicar a sus ideales patrios.

Candelaria Palma, muriendo en los campos por seguir a su hijo a la revolución. Adriana del Castillo, de belleza resplandeciente y edad juvenil, cantaba en su agonía el Himno de la patria. Luz Vázquez, abriendo las puertas de su casa después de una hora de haber salido por ella el cadáver de su hijo, recibía alborozada a la orquesta revolucionaria y obsequiaba a los músicos licores por el triunfo de la toma de Bayamo, entre otras que supieron sacrificarse en la manigua, o el destierro, por la independencia de la patria.

Tomado de la ponencia: El papel de la mujer bayamesa en las luchas por la independencia de cuba en el período de 1868-1878, presentada en  el evento Nada tengo mientras no tenga patria en su edición del 2018.

 

Etiquetas: Historia, Historia e Identidad

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse