Picacho

Picacho es un proyecto de creación audiovisual desarrollado por niños, niñas y adolescentes en la comunidad de Victorino en plena Sierra Maestra que tiene 9 años de fundado, y un gran impacto en la vida cultural de la serranía.

Recientemente recibieron equipamiento necesario para producir y editar y carecen aún de un local adecuado, a pesar de que han tocado muchas puertas.

Comenzó en 2008 un poco más arriba en la Sierra Maestra, en la comunidad de Canarias, con la intención de estimular la apreciación cinematográfica por iniciativa del promotor cultural Pedro Rodríguez Mecías, apasionado del séptimo arte y de la realización audiovisual.

Con teléfonos móviles y ayuda de amigos lograron hacer sus primeros cortometrajes y documentales, hasta que a fines de 2012, reciben un donativo de equipamiento y ahí si no han parado de producir.

Numerosos festivales entre los que se encuentran el internacional de Gibara, Hieroscopia en Nuevitas, Camagüey, El almacén de la imagen de esa propia provincia, y el Itinerante de Montaña en Granma, han visitado los picachos llevando sus creaciones.

También exhiben en su localidad, en escuelas rurales, la casa de Cultura municipal y otras instalaciones, llevando el arte realizado por los niños que expresa la manera de ser de la gente de la campiña.

Reflejan en sus trabajos las inquietudes de los campesinos cultivadores de café, cómo evoluciona el caserío y se modifican costumbres y aspiraciones con el desarrollo, también la tristeza y desesperanza con la pérdida de los logros que proporciona la Revolución pues en Victorino ya no funciona el flamante hospital serrano mandado a hacer por el Comandante en Jefe.

Preocupa a los niños y su promotor, el mantenimiento del proyecto, recién beneficiado con el premio del Centro de Intercambio e Iniciativas de Referencias Comunitarias que lo dotó de equipamiento para el set de edición, un sueño largamente acariciado, que no se puede instalar aún por falta de local.

Los equipos hace varios meses están guardados con celo y bajo vigilancia, pues son varios y costosos que esperan por un espacio adecuado para ser usados por los niños, niñas y adolescentes de Picacho a los que se abrirá otro universo creativo y de aprendizajes.
El hospital el Juan Manuel Márquez, de

Victorino, otrora brillante instalación sanitaria que por el reordenamiento de los servicios funciona como consultorio médico y presta servicios de estomatología, tiene varios locales que están siendo víctimas del tiempo y de inescrupulosos que sustraen materiales como persianas, marcos, cristales, puertas.

Los Picachos sueñan despiertos con un rinconcito entre los espacios del antiguo hospital, han tocado varias puertas pero ninguna con la sensibilidad suficiente para decidir que los niños serranos instalen el set de edición que tanto beneficio proporcionará a la comunidad, el destino en definitiva de las múltiples producciones cinematográficas y de otras actividades artísticas que ellos protagonizan.

Etiquetas: Sierra Maestra

Escribir un comentario


Código de seguridad
Refescar

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse