Ventana La Bayamesa

La ventana de Luz Vázquez y Moreno fue reconstruída por la Revolución como simbolismo patrio y lírico de recuerdos. En el año del 1er Congreso del Partido vino el pueblo junto a los trovadores a cantar La Bayamesa, lo que pasó a ser una tradición, en el mismo lugar donde se entonara por vez primera y hasta hace un tiempo oculto y desconocido por la mayoría de los que viven en la gloriosa ciudad del Himno y la Tea. Detrás de esa ventana están la ruinas calcinadas de la antaño señorial y regia mansión y al fondo, por la calle Máximo Gómez – San Francisco, en tiempo de la Colonia, se encuentran intactas todavía, con sus huellas de los años, la famosa cochera donde la novia inmortal de Francisco Castillo y Moreno viviera sus últimos días de cautiverio español con sus hijas. Fue allí donde la rebelde Adriana murió con el Himno en sus labios. En el patio de esas ruinas hay un centenario tamarindo testigo de la epopeya, en ese recinto de tejas criollas, de techumbre baja de cedro y horcones de guamá candelón, nació para Cuba la trova.

La Bayamesa

Bayamo, lejano aún a la hoguera que iba a inflamarse en 1868,1 adiestraba en silencio los remos potentes de aquella bandada de cóndores que tan alto iban a volar en el cielo de la patria, congestionada la retina por todas las visiones del Arte y de la Ciencia. La sociedad de aquellos días se deslizaba tranquilamente entre el fausto y la riqueza, halagada por el acento de sus poetas y las melodías de sus músicos. ¡Época feliz en que un buen verso conquistaba el aplauso y una canción llenaba de amor el corazón de sus mujeres!

Nombres antiguos de calles de Bayamo

Antecedentes
Anterior a 1840 no se conoce de la existencia de documentación gráfica con la ubicación de las calles con sus nombres, es en 1841 que aparecen algunos nombres de calles, callejones y de las plazas más importantes señaladas en un plano con algunos errores de ubicación. No es hasta 1910 en que aparece un plano donde se identifican con más claridad los nombres de calles y plazas, pero al compararlos se aprecia diferencias en los nombres ya que éstos cambiaban frecuentemente.

Perucho Figueredo “Morir por la patria es vivir”

Pedro Figueredo y Cisneros (Perucho), nació en la tradicionalmente rebelde villa de San Salvador de Bayamo, el 29 de junio de 1819, el mismo año en que lo hiciera su fraterno amigo Carlos Manuel de Céspedes. Descendencia de dos familias patricias, asentadas en el lugar desde siglos antes y que habían participado siempre en el gobierno local.

Rosa La Bayamesa

Parky Martínez Arauna, escritora mexicana, quiso rendirle homenaje a Rosa La Bayamesa y sugirió al Ayuntamiento habanero erigir un monumento en un parque capitalino. Lo cual fue aprobado y aún recientemente en nuestra ciudad natal se erigió un monumento a la inolvidable negra esclava en el mismo reparto que inmortalizó su nombre, hacia la salida para la provincia de Holguín.

Browse top selling WordPress Themes & Templates on ThemeForest. This list updates every week with the top selling and best WordPress Themes www.bigtheme.net/wordpress/themeforest

Autenticarse